LOS MONOS DE LAS ANTILLAS

       Con el reciente descubrimiento de abundante material fósil de primates exquisitamente preservados en cuevas sumergidas y que representan todas las partes del esqueleto, el Museo del Hombre Dominicano y la DRSS han despertado un gran interés por los orígenes y la evolución de los primates caribeños. Esperáramos aprender mucho más en los próximos años y décadas - cómo y cuándo llegaron, quiénes fueron sus antepasados, cuáles estilos de vida únicos llevaron en sus hábitats insólitos y qué los llevó a la extinción. Las lecciones aprendidas pueden contribuir a la conservación de las comunidades de primates vivos que están bajo amenaza ahora, en el Nuevo y el Viejo Mundo.

 

 

Monos de Hispaniola - Antillothrix y Insulacebus

 

El mono dominicano - Antillothrix bernensis

     

       Una de las primeras pistas de que los monos alguna vez vivieron en las islas de las Antillas Mayores fue una tibia parcial fosilizada de la República Dominicana, encontrada cerca de la Bahía de Samaná en la década de 1920. Pero no fue reconocida como una especie nativa; se pensó que había sido importado de África. No fue hasta 1977, cuando el Dr. Renato Rímoli del Museo del Hombre Dominicano encontró un pequeño pedazo de mandíbula superior de primate con algunos dientes que tenían evidencia definitiva de un primate endémico hispano-uno que no existía en ninguna otra parte.

 

       Esto se sumó a un mono fósil jamaicano descrito unos 25 años antes, lo que demuestra que el Caribe era un hogar natural para los descendientes de la isla de los monos sudamericanos continentales altamente exitosos, llamados platyrrhines. Rímoli (1977) nombró por primera vez a la especie "Saimiri bernensis", observando similitudes al mono ardilla viva (género Saimiri), e incluyendo en el nombre una referencia a la cueva donde se encontró el nuevo fósil, Cueva de Berna. Estudios posteriores mostraron que la especie bernensis era anatómicamente única, por lo que fue transferida a un nuevo género y renombrada "Antillothrix" bernensis que significa "Mono de las Antillas".

 

       El Museo del Hombre Dominicano ahora posee una gran cantidad de ejemplares Antillothrix encontrados en las expediciones recientes realizadas por los buzos altamente entrenados de la DRSS, quienes continúan explorando las cuevas inundadas de todo el país. Entre los recientes hallazgos de primates se encuentran varios cráneos hermosos, con rasgos frágiles aún intactos, gracias a su internamiento en el entorno, mínimamente perturbado, de las cuevas inundadas. Descansando por miles o incluso un millón de años en agua fresca, los huesos han sido preservados de los elementos y protegidos de los carroñeros y otros estragos que típicamente los dañan con el tiempo.

 

       La edad que tienen es una cuestión de intenso interés. El espécimen de Antillothrix de Rimoli data de aproximadamente 3,800 años, pero esta se ha convertido en una edad muy joven al considerar la vida de la especie. Recientemente, la tibia de otro Antillothrix fue descubierta en una cueva inundada por los buzos de la DRSS y fechada usando la calcita que fue unida naturalmente al hueso mientras goteaba del interior de la cueva, cubierta y solidificada alrededor del hueso. Esta nueva tibia se parece mucho al hallazgo original en la Bahía de Samaná, pero tiene más de un millón de años.

 

       El nuevo material ha aumentado significativamente nuestro conocimiento de la anatomía del Antillothrix y cómo vivió. Era un mono de tamaño mediano, pesando 2-5kg / 4.4-11lbs basado en las medidas del cráneo y de los dientes. De la forma de sus dientes, sabemos que Antillothrix era un mono que comía frutas, aunque probablemente comía otros alimentos vegetales e insectos también. Al igual los primates vivos especialistas en comer frutas, estos monos eran probablemente inteligentes y sociales. Los miembros Antillothrix eran más robustos que los de los primates continentales, y algunas de sus proporciones eran muy inusuales. Los científicos que investigan la locomoción sugieren que el Antillothrix era un escalador lento, como se ha sugerido del robusto mono jamaicano, Xenothrix.  Pero se requieren análisis funcionales más detallados de sus miembros para entender las adaptaciones de estos monos peculiares, porque ningún mono vivo es bastante parecido a ellos en su anatomía.

       Además de utilizar el esqueleto para inferir cómo vivieron los animales, podemos inspeccionarlos por características que nos ayudan a entender cómo Antillothrix está relacionado con otras especies. Por ejemplo, por qué son tan similares en su dentición, sabemos que Antillothrix estaba estrechamente relacionado con su vecino Insulacebus, el mono haitiano. Pero establecer cómo los monos antillanos están relacionados con los monos vivos del Nuevo Mundo es un problema más desafiante. En consecuencia, la posición filogenética de Antillothrix ha cambiado entre asignaciones a dos familias diferentes de platyrrhine (Cebidae y Pitheciidae).

 

Otras lecturas:

 

Cooke SB, Halenar LB, Gladman J, Klukkert ZS, Rosenberger AL. (2016) The paleobiology of the recently extinct platyrrhines of Brazil and the Caribbean. In Ruiz-Garcia M and Shostell JM (Eds.) Phylogeny, Molecular Population Genetics, Evolutionary Biology and Conservation of the Neotropical Primates. Nova Science Publishers, Inc., Hauppauge NY.

 

Fleagle JG. 2013. Primate Adaptation & Evolution. 3rd ed. San Diego: Elsevier.

 

Ford SM. 1990. Platyrrhine evolution in the West Indies. Journal of Human Evolution: 237–254.

 

Iturralde-Vinent MA, MacPhee RDE. 1999. Paleogeography of the Caribbean Region: Implications for the Cenozoic Biogeography. Bulletin American Museum of Natural History 238:1–95.

 

Ver también:

 

Cooke SB. 2011. Paleodiet of extinct platyrrhines with emphasis on the Caribbean forms: three‐dimensional geometric morphometrics of mandibular second molars. The Anatomical Record 294: 2073–2091.

 

Kay RF, Hunt KD, Beeker CD, Conrad GW, Johnson CC, Keller J. 2011. Preliminary notes on a newly discovered skull of the extinct monkey Antillothrix from Hispaniola and the origin of the Greater Antillean monkeys. Journal of Human Evolution 60:124–128.

 

MacPhee RDE, Horovitz I, Arredondo O, Vasquez OJ. 1995. A new genus for the extinct Hispaniolan monkey Saimiri bernensis Rímoli, 1977: with notes on its systematic position. American Museum Novitates.

 

MacPhee RDE, Horovitz I. 2002. Extinct Quaternary platyrrhines of the Greater Antilles and Brazil. In: The Primate Fossil Record. Cambridge: Cambridge University Press. p 189–200.

 

Miller GS Jr. 1929. Mammals eaten by Indians, Owls and Spaniards in the coast region of the Dominican Republic. Smithsonian Miscellaneous Collections 82:1–18.

 

Rímoli RO. 1977. Una nueva especia de monos (Cebidae: Saimirinae: Saimiri) de la Hispaniola. Cuadernos del Cendia, Universidad Autónoma de Santo Domingo 242:1–14.

 

Rosenberger AL, Cooke SB, Rímoli R, Ni X, Cardoso L. 2010. First skull of Antillothrix bernensis, an extinct relict monkey from the Dominican Republic. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences 278:67–74.

 

Rosenberger AL, Klukkert ZS, Cooke SB, Rímoli R. 2013. Rethinking Antillothrix: the mandible and its implications. American Journal of Primatology:1–36.

 

 

 

 

 

 

 

El mono Haitiano - Insulacebus toussaintiana

 

       El mono haitiano es el primate que ha descrito como antillano más reciente. Los restos fueron encontrados en cuevas secas en la Península de Tiburón en la década de 1980 por investigadores de la Universidad de Florida, pero su importancia no fue reconocida hasta 2011 cuando los paleontólogos examinaron los fósiles en detalle y los llamaron Insulacebus toussaintiana. El Insulacebus era un mono de tamaño mediano, del tamaño de un capuchino, 4.6kg / 10.1lbs. Los huesos de sus extremidades sugieren que se movía alrededor de los árboles más como monos ardilla más pequeños, saltando a través de los huecos, a pesar de que el Insulacebus era más de tres veces el tamaño de un mono ardilla.

 

       Esta combinación de tamaño y locomoción es diferente de todos los otros monos platirrinos vivos y extintos, y puede muy bien ser un patrón antiguo parecido a los primeros primates sudamericanos. En cuanto a la dieta, el Insulacebus probablemente dependía de las frutas, complementado con otros alimentos vegetales e insectos. Los especialistas en frutas, como los Insulacebus, tienden a ser inteligentes, una importante adaptación para encontrar parches escasos de fruta madura en un ambiente dinámico.

 

       El Insulacebus estaba estrechamente relacionado con el Antillothrix, y como su primo cercano, probablemente sobrevivió hasta el período geológico del Holoceno (hace 11,700 años) que comenzó después del final de la última época de la Edad de Hielo. Es posible que estos monos se hayan superpuesto geográficamente en la isla de La Hispaniola. También es posible que el Insulacebus y el Antillothrix vivieron y evolucionaron por separado a ambos lados de una estrecha vía marítima que una vez dividió la Península de Tiburón del resto de la isla.

Otras lecturas:

 

Cooke SB, Halenar LB, Gladman J, Klukkert ZS, Rosenberger AL. (2016) The paleobiology of the recently extinct platyrrhines of Brazil and the Caribbean. In Ruiz-Garcia M and Shostell JM (Eds.) Phylogeny, Molecular Population Genetics, Evolutionary Biology and Conservation of the Neotropical Primates. Nova Science Publishers, Inc., Hauppauge NY.

 

Cooke SB, Rosenberger AL, Turvey S. 2011. An extinct monkey from Haiti and the origins of the Greater Antillean primates. Proceedings of the National Academy of Sciences 108:2699–2704.

 

Fleagle JG. 2013. Primate Adaptation & Evolution. 3rd ed. San Diego: Elsevier.

 

Ford SM. 1990. Platyrrhine evolution in the West Indies. Journal of Human Evolution:237–254.

 

Ver también:

 

Cooke SB. 2011. Paleodiet of extinct platyrrhines with emphasis on the Caribbean forms: three‐dimensional geometric morphometrics of mandibular second molars. The Anatomical Record 294:2073–2091.

 

Cooke SB, Tallman M. 2012. New endemic platyrrhine femur from Haiti: Description and locomotor analysis. Journal of Human Evolution 63:560–567.

 

Iturralde-Vinent MA, MacPhee RDE. 1999. Paleogeography of the Caribbean Region: Implications for the Cenozoic Biogeography. Bulletin American Museum of Natural History 238:1–95.

 

MacPhee RD, Woods CA. 1982. A new fossil cebine from Hispaniola. American Journal of Physical Anthropology 58:419–436.

El mono Cubano - Paralouatta

 

 

       Durante millones de años, Cuba fue el hogar del extinto mono Paralouatta. Mientras que la mayor parte de sus restos se piensa que son menos de 100,000 años, y hay muchos más jóvenes que eso, hay un fósil Paralouatta que data de 16.3-23.3 millones de años, el primate más viejo en el Caribe. Esto significa que el Paralouatta tuvo un gran éxito en Cuba, un género de larga vida que estaba bien adaptado a la isla.

 

       El Paralouatta era un mono muy grande, pesando cerca de 9kg / 20lbs - dos veces el tamaño de los otros monos extintos de Jamaica y La Hispaniola, y aproximadamente tan grande como los monos más grandes de América del Sur de hoy en día. De sus dientes sabemos que eran comedores de frutas, pero, basándonos en lo que sabemos sobre otros monos de este tamaño, el Paralouatta debe haber ingerido las hojas u otras partes de la planta de menor calidad para complementar sus alimentos preferidos. Al igual que otros primates, probablemente buscaban sus alimentos en los árboles, pero a diferencia de los monos de las Américas, los huesos del mono cubano sugieren que también pasó algún tiempo en el suelo.

 

       Las peculiaridades del Paralouatta no paran allí - este mono tenía dientes caninos muy pequeños, y sin embargo con una diferencia significativa en los tamaños de fósiles adultos podemos inferir que los varones eran probablemente mucho más grandes que hembras. Esto sugiere que estos monos eran sociales, probablemente vivían en grupos, pero se habían alejado de usar los largos colmillos como armas para amenazar o pelea. Estos antepasados ​​de los humanos también se alejaron de los grandes caninos en el curso de su evolución, y uno tiene que preguntarse, qué podría haber promovido la evolución de los pequeños dientes caninos en el Paralouatta. ¿Qué tipo de presión ecológica provocó este cambio de estos monos? Y ¿podría haber sido análogo a lo que afectó a nuestros antepasados?

Otras lecturas:

 

Cooke SB, Halenar LB, Gladman J, Klukkert ZS, Rosenberger AL. (2016) The paleobiology of the recently extinct platyrrhines of Brazil and the Caribbean. In Ruiz-Garcia M and Shostell JM (Eds.) Phylogeny, Molecular Population Genetics, Evolutionary Biology and Conservation of the Neotropical Primates. Nova Science Publishers, Inc., Hauppauge NY.

 

Fleagle JG. 2013. Primate Adaptation & Evolution. 3rd ed. San Diego: Elsevier.

 

Ford SM. 1990. Platyrrhine evolution in the West Indies. Journal of Human Evolution:237–254.

 

MacPhee RDE, Horovitz I. 2002. Extinct Quaternary platyrrhines of the Greater Antilles and Brazil. In: The Primate Fossil Record. Cambridge: Cambridge University Press. p 189–200.

 

Ver también:

 

Cooke SB. 2011. Paleodiet of extinct platyrrhines with emphasis on the Caribbean forms: Three‐dimensional geometric morphometrics of mandibular second molars. The Anatomical Record 294:2073–2091.

 

Horovitz I, MacPhee RDE. 1999. The quaternary Cuban platyrrhine Paralouatta varonai and the origin of Antillean monkeys. Journal of Human Evolution 36:33–68.

 

MacPhee RDE. 1993. From Cuba: A mandible of Paralouatta. Evolutionary Anthropology Issues News and Reviews 2:42.

 

MacPhee RDE, Iturralde-Vinent MA. 1995. Earliest monkey from Greater Antilles. Journal of Human Evolution 28:197–200.

 

MacPhee RDE, Iturralde-Vinent MA. 1995. Origin of the Greater Antillean land mammal Fauna, 1: New Tertiary fossils from Cuba and Puerto Rico. American Museum Novitates:1–32.

 

MacPhee RDE, Meldrum JEFF. 2006. Postcranial remains of the extinct monkeys of the Greater Antilles, with evidence for semiterrestriality in Paralouatta. American Museum Novitates 3516:1–65.

 

Rivero de la Calle M. 1988. Report from Universidad de la Habana, Cuba. Society of Vertebrate Paleontology News Bulletin:13–14.

 

Rivero M, Arredondo O. 1991. Paralouatta varonai, a new Quaternary platyrrhine from Cuba. Journal of Human Evolution:1–11.

 

Rosenberger AL. 2002. Platyrrhine paleontology and systematics: The paradigm shifts. In: Hartwig WC, editor. The Primate Fossil Record. Cambridge: Cambridge University Press. p 151–160.

 

Salgado EJ, Calvache DG, MacPhee RDE, Gould GC. 1992. The monkey caves of Cuba. Transactions of the British Cave Research Association 19:25–30.

El mono Jamaicano - Xenothrix

       El mono jamaicano Xenothrix mcgregori ha sido llamado el más enigmático de los monos extintos  del Nuevo Mundo. El primer espécimen encontrado fue una mandíbula inferior similar en tamaño a monos de tamaño mediano de América del Sur, pero tenía dientes molares que eran mucho más grandes de lo que es típico en una mandíbula de este tamaño. Aún más extraño, la mandíbula sólo tenía dos dientes molares, de costado plano, fuertemente esmaltados, aptos para aplastar la vegetación dura incluyendo semillas y frutos secos, en lugar de los tres típicos.

 

       La mayoría de los monos tití y tamisa tienen dos dientes molares, pero sus molares son bastante pequeños y con cresta, como se espera en un alimentador mixto que depende de frutas más suaves e insectos. ¿Era el Xenothrix un extraño pariente de titíes y tamarinos, o de los monos títeres o de búhos? Las tres hipótesis han sido sugeridas, junto con la idea de que sus parientes más cercanos pueden ser antillanos y no sudamericanos, tal vez el Insulacebus o el Antillothrix de La Hispaniola.

 

       ¿Cómo era la vida para el Xenothrix? Si bien tenemos varios ejemplos de huesos largos fósiles, caderas (pelvis) y huesos de mandíbula, todos recuperados de cuevas jamaicanas secas, la peculiar anatomía del Xenothrix no tiene ningún análogo de primate vivo. Podemos decir que sus extremidades estaban adaptadas a una forma de caminante cuadrúpedo lento y arbóreo, y su dieta probablemente se centró en frutos más duros y posiblemente en insectos de cuerpo blando. En cuanto al tamaño del cuerpo, el Xenothrix, al igual que todos los monos del Caribe, era de extremidades gruesas, haciendo las reconstrucciones difíciles. Las estimaciones actuales son que pesó entre 2-4kg / 4.4-8.8 libras.

 

Otras lecturas:

 

Cooke SB, Halenar LB, Gladman J, Klukkert ZS, Rosenberger AL. (2016) The paleobiology of the recently extinct platyrrhines of Brazil and the Caribbean. In Ruiz-Garcia M and Shostell JM (Eds.) Phylogeny, Molecular Population Genetics, Evolutionary Biology and Conservation of the Neotropical Primates. Nova Science Publishers, Inc., Hauppauge NY.

 

Fleagle JG. 2013. Primate Adaptation & Evolution. 3rd ed. San Diego: Elsevier.

 

Ford SM. 1990. Platyrrhine evolution in the West Indies. Journal of Human Evolution:237–254.

 

MacPhee RDE, Horovitz I. 2002. Extinct Quaternary platyrrhines of the Greater Antilles and Brazil. In: The Primate Fossil Record. Cambridge: Cambridge University Press. p 189–200.

 

Ver también:

 

Cooke SB. 2011. Paleodiet of extinct platyrrhines with emphasis on the Caribbean forms: Three‐dimensional geometric morphometrics of mandibular second molars. The Anatomical Record 294:2073–2091.

 

Ford SM, Morgan GS. 1986. A new ceboid femur from the late Pleistocene of Jamaica. Journal of Vertebrate Paleontology 6:281–289.

 

MacPhee RDE, Fleagle JG. 1991. Postcranial remains of Xenothrix mcgregori (Primates, Xenotrichidae) and other Late Quaternary mammals from Long Mile Cave, Jamaica. Bulletin American Museum of Natural History:287–320.

 

MacPhee RDE, Horovitz I. 2004. New craniodental remains of the Quaternary Jamaican monkey Xenothrix mcgregori (Xenotrichini, Callicebinae, Pitheciidae), with a reconsideration of the Aotus hypothesis. American Museum Novitates:1–51.

 

MacPhee RDE, Meldrum JEFF. 2006. Postcranial remains of the extinct monkeys of the Greater Antilles, with evidence for semiterrestriality in Paralouatta. American Museum Novitates 3516:1–65.

 

Rosenberger AL. 1977. Xenothrix and ceboid phylogeny. Journal of Human Evolution 6:461–481.

 

Rosenberger AL. 2002. Platyrrhine paleontology and systematics: The paradigm shifts. In: Hartwig WC, editor. The Primate Fossil Record. Cambridge: Cambridge University Press. p 151–160.

 

Williams EE, Koopman KF. 1952. West Indian fossil monkeys. American Museum Novitates:1–16.

 
 

©2017 by antillothrix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now
Antillothrix bernensis

Remains recovered from Padre Nuestro by DRSS divers